Remedios

Remedios caseros para la tos


Existen personas que sufren problemas frecuentes de tos que están orientados a causas como gripe, alergias, asma, entre otros. Por eso hoy te mostraremos 7 remedios caseros para la tos fáciles de preparar.

En la medicina natural podemos encontrar la salida a cualquier problema de tos. Algunos remedios naturales se proponen como un tratamiento continuo que es capaz de eliminar de raíz cualquier agente extraño que esté causando esos episodios.

Estos remedios, que te presentamos a continuación, son los 7 principales que han destacado por ser los más eficientes a lo largo de los años.

Los 7 remedios caseros para la tos más efectivos

Cada ingrediente utilizado en un remedio natural tiene propiedades y características propias que lo definen.

Veamos algunos de ellos:

1. Té caliente de miel y limón

Uno de los clásicos que ha pasado de generación en generación por lograr un efecto verdadero sobre las vías respiratorias, asegurando que la persona afectada note una mejoría evidente en su situación en poco tiempo.

Además, sus ingredientes son comunes y fáciles de encontrar con lo que prepararlo se hará muy sencillo.

Solo deberás seguir los siguientes pasos:

Ingredientes:

  • 2 limones.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua.
  • Extrae el jugo de los dos limones.
  • En una taza, mezcla los tres ingredientes viendo que la miel se integre correctamente.

Es bueno consumir este té lo más caliente que sea posible.

El limón actuará como un limpiador de las vías respiratorias, mientras que la miel servirá como un suavizante de la garganta, la faringe y la laringe que tienden a irritarse cuando la tos es muy frecuente.

2. Té de jengibre

Las enfermedades respiratorias pueden combatirse con distintos productos naturales, sin embargo, el jengibre es uno de los más utilizados porque actúa de forma positiva en el alivio de la congestión y trabaja como un antihistamínico natural.

Por ende, puede aplicarse este remedio tanto a la tos producida por procesos alérgicos como en aquellas que tienen que ver con complicaciones respiratorias como la gripe o la bronquitis.

Si deseas prepararlo, solo debes seguir estos pasos sencillos:

Ingredientes:

  • 4 rebanadas pequeñas de jengibre.
  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharadas de miel.

Preparación:

  • Lava, pela y rebana el jengibre. Unas 4 rebanadas delgadas serán más que suficientes.
  • Coloca al fuego el agua y agrega las rebanadas de jengibre permitiendo que hiervan juntos por 15 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar.
  • Cuela y endulza con la miel.

Lo ideal es consumir una taza a la vez, alternando entre horarios en el día.

Puedes conocer más sobre el jengibre en el siguiente artículo: Beneficios, propiedades y usos del Jengibre

3. Vapor de eucalipto

Si tu tos es debida a acumulación de mucosidades en las vías respiratorias y los bronquios, el eucalipto podrá ayudar al alivio oportuno. Sus compuestos facilitan que el proceso de expectorar la flema se realice de forma más sencilla y rápida.

Lo prepararás y utilizarás así:

Ingredientes:

  • 2 gotas de aceite esencial de eucalipto.
  • 1 litro de agua.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua y después déjala en un envase plástico.
  • Agrega las gotas de aceite esencial de eucalipto.

Modo de uso:

  • Adopta una posición cercana al envase que te resulte cómoda para poder aspirar todo el vapor que sea desprendido.
  • Para maximizar sus efectos, puedes utilizar una toalla sobre la cabeza que te encierre en una especie de cueva.

Este procedimiento es preferible utilizarlo antes de irse a dormir. Incluso, si lo deseas, puedes aprovechar de colocar un envase con las mismas características en el dormitorio para que lo impregne y te ayude a controlar la tos en la noche.

4.- Jarabe de ajo, cebolla y limón

Mucho se ha dicho, en todas las culturas, sobre las propiedades curativas de estos tres ingredientes, quienes al juntarse en una sola preparación son capaces de ofrecer una buena solución a los problemas de tos.

Como este remedio es en forma de jarabe, su consumo estará regido por 3 cucharadas distribuidas en 3 tomas cada día.

Lo prepararás como sigue:

Ingredientes:

  • 3 dientes de ajo.
  • 3 cebollas medianas.
  • 2 cucharadas de miel.
  • 4 limones.

Preparación:

  • Pela y machaca los dientes de ajo.
  • Igualmente, retira la cáscara y corta en rodajas las cebollas.
  • Extrae el jugo de los 4 limones.
  • Coloca todos los ingredientes en una olla (menos la miel) y cocina a fuego bajo hasta que se forme una mezcla más o menos densa.
  • Apaga el fuego y cuela.
  • Agrega la miel y mezcla bien.

Coloca el jarabe en un envase, preferiblemente de vidrio, y consume según las indicaciones especificadas más arriba.

5. Aceite de oliva, tomillo y ajo

Sin duda, uno de los antibióticos naturales más reconocidos en el mundo natural es el ajo. Por ende, su uso en tratamientos contra la tos es muy valioso y, en este caso, se potencia con la ayuda del aceite de oliva y el tomillo.

Para prepararlo solo debes seguir la receta descrita a continuación:

Ingredientes:

  • 1 taza de aceite de oliva.
  • 2 ramitas de tomillo fresco.
  • 10 dientes de ajo.

Preparación:

  • Pela y pica en trozos pequeños el ajo.
  • En un envase, con tapa, añade el ajo, el aceite y el tomillo.
  • Deja que repose por un período, mínimo, de 24 horas.

Modo de uso:

  • Consume una cucharada todos los días en ayunas.

6. Té de cúrcuma

Esta es una hierba que se utiliza comúnmente en recetas de cocina. No obstante, también tiene una presencia muy valiosa en los remedios caseros, sobre todo como una herramienta para aliviar la tos.

Para preparar el té debes seguir los pasos mencionados en los siguientes apartados:

Ingredientes:

  • 2 limones.
  • 1 cucharada de cúrcuma.
  • 1 cucharada de miel.
  • 4 tazas de agua.

Preparación:

  • Calienta el agua.
  • Exprime los dos limones.
  • Retira del fuego el agua e incorpora todos los ingredientes.
  • Mezcla bien y deja que repose.

Consúmelo, como té, unas 3 o 4 veces al día.

7. Té de orégano

Este representa un remedio muy útil contra la tos seca gracias a que ejerce un efecto tranquilizante sobre la garganta.

Lo prepararás así:

Ingredientes:

  • 1/4 de cucharadita de orégano seco.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Coloca a infusionar ambos ingredientes dejando hervir por 4 minutos.
  • Deja reposar unos 5 minutos más.
  • Cuela y consume normalmente.

Jugos naturales para la tos

Una parte fundamental de la mejora de cualquier enfermedad es mantenerse hidratado, por lo que el consumo de líquidos se hace indispensable.

Una buena opción para asegurarse de consumirlo y que estos sean beneficiosos al malestar que estamos padeciendo, es aprovechar las variantes que la propia naturaleza coloca a nuestra disposición con los jugos.

Con este fin, hemos querido realizar un breve recorrido por los  más efectivos cuando padeces de mucha tos.

1. Jugo de naranja y limón

El consumo de vitamina C será muy importante en estos días. Esta vitamina ayuda mucho a fortalecer el sistema inmunológico, evitando que pueda complicarse el estado de salud y acelerando la recuperación.

Para estos casos, la naranja y el limón son grandes aliados porque ambos contienen altos niveles de vitamina C. Y, además, es un jugo muy fresco y fácil de preparar.

Ingredientes:

  • 3 naranjas.
  • 2 limones.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Extrae, en un mismo vaso, el jugo de las naranjas y de los limones.
  • Después, endulza con un poco de miel si es de tu gusto.

Puedes tomarlo cada mañana en ayunas y observar la forma en que potencia la energía de tu cuerpo.

2. Jugo de zanahoria

Esta verdura es un miembro indispensable en la alimentación de cualquier persona. Sin embargo, cuando los problemas de salud atacan, aumentar su consumo es muy recomendado.

En este caso en particular, la zanahoria potencia el trabajo realizado por el sistema inmune, ayudando a combatir los virus que puedan afectar el organismo. Por otro lado, es bastante útil a la hora de tratar la tos.

En cuanto a su preparación, puedes aprovechar de hacerla en distintas formas como purés o sopas, pero te presentamos el jugo como una forma refrescante y de fácil digestión.

Ingredientes:

  • 3 zanahorias medianas.
  • 1 vaso de agua.

Preparación:

  • Mezcla todos los ingredientes en la licuadora y consume fresco.

Para potenciar aún más su utilidad, siempre podrás añadirle el jugo de 1 o 2 naranjas.

Alimentos que te ayudan a combatir la tos

Cuando se sufre de tos hay que ayudar al sistema inmune a combatir los efectos nocivos que la causan.

De la misma forma, se debe apostar por alimentos que ayuden a expulsar la flema de manera natural, sin generarle mucha fatiga al organismo. Algunos de ellos son:

  • El yogurt: este alimento contiene probióticos que resultan muy útiles a la hora de luchar contra las infecciones alojadas en el sistema respiratorio. Por ello, puede ser conveniente aprovechar de incluir una ración al día.
  • Las sopas y bebidas calientes: son reconstituyentes de las vías respiratorias y ayuda a que se afloje la flema.
  • Frutas con alto contenido de vitamina C como la naranja, el kiwi, la mandarina, la piña, entre otros.
  • El agua debe ser consumida en altos niveles, ya que contribuye positivamente a eliminar la mucosidad.

Alimentos que debes evitar consumir

Y, así como hay algunos muy beneficiosos, existen otros que es mejor dejar de lado por unos días. Entre estos se incluyen:

Los lácteos grasos

Estos alimentos contienen en su estructura un alto nivel de grasa que es perjudicial en el control de las secreciones.

En vez de ayudar a expulsarlas o disminuirlas, estimulan su producción haciendo que el malestar perdure por más tiempo.

El único lácteo, como ya se ha visto, que ejerce un efecto positivo es el yogurt.

La sal

Aunque su consumo en exceso es poco aconsejable, sea cual sea tu estado de salud, cuando se tiene tos con flema es mejor aprovechar los realces de sabor que pueden brindar las hierbas y especias y evitar el consumo de sal.

Este alimento facilita que se concentre mucha cantidad de agua en los bronquios aumentando la densidad de la flema y, de esta forma, haciéndola mucho más difícil de expulsar.

Las grasas saturadas

Al padecer de tos, las grasas saturadas son capaces de aumentar los niveles de inflamación presentes en el sistema respiratorio haciendo que se maximicen las posibilidades de complicarse con una bronquitis o neumonía.

Los alimentos fríos

No es recomendable, bajo ningún concepto, consumir alimentos muy fríos, como los helados. Ellos son capaces de aumentar los episodios críticos de tos y son perjudiciales para la irritación en la garganta por esta causa.

Conclusión

En resumen, lo más importante para combatir los procesos de tos es seguir un tratamiento adecuado y asegurarse que todo lo que vayamos a consumir esté acorde al proceso infeccioso que atravesamos.

Del resto, solo hará falta descanso y buena disposición para reponerse lo más pronto posible.