Remedios

Remedios caseros para la gripe


Una de las enfermedades más comunes que sufre el ser humano a lo largo de su vida es la gripe, por eso hoy te mostraremos los mejores remedios caseros para la gripe.

Generalmente los efectos de la gripe pasan después de algunos días. Sin embargo, no resulta adecuado dejarla sin la atención necesaria pues puede llegar a complicarse y derivar en asuntos más complejos como la bronquitis.

Puedes ampliar más detalles de la gripe en: Gripe: Síntomas, Diagnóstico, Causas y Factores de Riesgo

Dentro del mundo de los remedios caseros, existen una gran variedad que son capaces de mantener a raya las molestias más evidentes de este malestar. Pero, nosotros hemos traído para ti una selección con los 7 que han sido probados como los más efectivos.

No te pierdas de tomar nota de cada uno de ellos y tal vez puedas compartirlos con otras personas que también necesiten de esta información.

Los 7 remedios caseros para la gripe más efectivos

Muchas enfermedades pueden ser tratadas de forma efectiva gracias a la medicina natural ya que esta presenta verdaderos beneficios a la salud y no conlleva a efectos adversos si se maneja adecuadamente.

Para tratar la gripe existen algunos que pueden ser más agradables a nivel de sabor que otros. Sin embargo, en esos momentos lo más importante es volver a disfrutar de un buen estado de salud.

Cuando se habla de remedios caseros para la gripe, no se puede dejar de mencionar el famoso té de miel con limón, que te enseñaremos a preparar a continuación.

1. Té de miel con limón

te-de-limon-para-la-gripe

Este es el remedio casero para la gripe por excelencia. Su uso ha pasado de generación en generación como una de las mezclas obligatorias para librarse de todo el malestar producido por la gripe.

Además, esta fórmula ha logrado hacerse un hueco dentro de la medicina farmacéutica donde cada día vemos más opciones de jarabes que dicen estar basados en miel y limón.

Ambos ingredientes juntos tienen la propiedad de controlar el dolor de garganta, ayudar a expectorar la flema y expulsar el moco de las fosas nasales y, por ende, a mejorar el proceso respiratorio.

Su preparación es bastante sencilla y consistirá en hacer lo siguiente:

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 limón.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Coloca en un recipiente a hervir el agua.
  • Retirala del fuego y colócala en una taza.
  • agrega el jugo del limón
  • Añade las cucharadas de miel y remueve.

Puedes tomarlo tres veces al día asegurando que una taza sea justo en el momento antes de irte a dormir para que sus efectos te ayuden a descansar con más tranquilidad.

2. Té de jengibre

te-de-jengibre para la gripe

El jengibre es muy utilizado como ingrediente para lograr comidas realmente exquisitas. Sin embargo, sus propiedades medicinales también han sido muy valoradas gracias ya que cuenta con elementos analgésicos, antibacteriales y antipiréticos.

En vista de esto, el té de jengibre es muy valorado dentro de la medicina natural para tratar la gripe pues presenta alivio rápido y duradero a los síntomas. Más aún, si lo juntas con miel y limón, potencian su acción al doble.

Todas estas propiedades convierten al té de jengibre en un poderoso remedio casero para la gripe.

El té podrás prepararlo así:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de jengibre.
  • Una taza de agua.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1 limón.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua y cuando rompa a hervor agrega el jengibre.
  • Permite que trabajen juntos por 2 minutos, apaga y deja reposar por 10 minutos más.
  • Cuela la preparación y añade el jugo del limón y la miel.

Esta clase de tés se hacen más efectivos si se consumen calientes ya que el vapor ayuda también a descongestionar las vías respiratorias dando un alivio más pronunciado.

3. Vapor de eucalipto

vapor-eucalipto-para-la-gripe

Y el tercer lugar no podía ser para otro distinto a el eucalipto. Mucho se ha estudiado y afirmado sobre los efectos tan favorables que tiene esta planta en el tratamiento de enfermedades de índole respiratoria. Además su uso es muy versátil, pudiendo consumirse o inhalar su vapor.

Ingredientes:

  • 1 litro de agua.
  • 5 cucharadas de hojas molidas de eucalipto.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua en una olla grande y cómoda.
  • Agrega las hojas de eucalipto y deja que hiervan por unos minutos.
  • Para consumir, aparta un poco de mezcla, cuélalo y déjalo reposar para no tomar muy caliente.

Modo de uso para vaporizaciones:

  • Coloca el agua bien caliente en un balde o recipiente plástico hondo.
  • Dispón de una silla donde puedas estar cómodo e inhalar adecuadamente el vapor.
  • Cúbrete la cabeza con una toalla para evitar que el humo se propague rápidamente y se pierda el efecto deseado.
  • Puedes repetir este procedimiento varias veces al día.

4. Jugo de Aloe Vera, limón y miel

Es muy útil para ayudar a desprender la flema que queda atrapada en los pulmones después que están avanzados los días de gripe y queda esa fea tos. Además, si se refuerza con miel y limón obtendrás respuestas mucho más rápidas.

Ingredientes:

  • 1 penca de Aloe Vera
  • 1 limón.
  • Una cucharada de miel.

Preparación:

  • Lava y pela la penca Aloe Vera
  • Con la ayuda de una cuchara y el agua del grifo remueve todo el gel que puedas.
  • Coloca los tres ingredientes en la licuadora y mezcla.

Para asegurarse de que no pierdas ninguno de los beneficios de estos tres ingredientes, es mejor consumirlo de inmediato.

5. Infusión de ajo

infusion-de-ajo-para-la-gripe

El ajo es uno de los productos naturales que aportan mayores beneficios a la salud del cuerpo humano. Por ende, no debería faltar nunca en tu alimentación, pues puedes aprovecharlo como un condimento para tus comidas y así consumirlo naturalmente.

Sin embargo, en los casos en que ataca la gripe, hace falta tomar acciones contundentes que acaben con todo el malestar que estos virus generan en el cuerpo. Y es ahí que el ajo actúa como un gran protagonista.

Puedes preparar la receta siguiendo estos sencillos pasos:

Ingredientes:

  • 3 dientes de ajo.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Pela y machaca los dientes de ajo.
  • Coloca a hervir la taza de agua y, al lograrlo, añade el ajo.
  • Deja que hiervan juntos por unos 10 minutos.
  • Apaga y deja que repose 5 minutos más.
  • Cuela y consume aún caliente.

Si tienes exceso de tos, este remedio natural puede ser muy útil para ayudarte a controlarla. Además, permitirá que expulses la flema de forma más efectiva.

6. Agua con sal

Este es un remedio natural muy útil para ayudar a aliviar la congestión nasal, sobre todo en las noches cuando la posición de dormir y las bajas temperaturas afectan aún más.

Puedes prepararla y colocarla en un envase con dispensador en forma de gotero para facilitar su uso.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua tibia.
  • 1/4 de cucharadita de sal marina, preferiblemente sin yodo.

Preparación:

  • Mezcla ambos ingredientes.
  • Agrega la solución en un recipiente.

Modo de uso:

  • Coloca un par de gotas en cada fosa nasal con la cabeza echada un poco hacia atrás hasta que notes el efecto dilatador.
  • Vuelve la cabeza a su sitio y sopla la nariz para ir liberándola de todo lo que tenía acumulado.

En caso de que notes que la concentración de sal es muy fuerte y te irrita, puedes hacer una preparación con un poco menos. Si el caso es lo contrario, aumenta. El asunto es sentir comodidad y alivio al mismo tiempo.

7. Cebolla para la tos nocturna

Cebolla

Si ya sientes como la tos te roba el sueño, puedes aprovechar este remedio que utilizan las madres que tienen niños muy alérgicos o asmáticos y necesitan ayuda para controlar los ataques de tos nocturno.

Para hacerlo de forma adecuada debes seguir los siguientes pasos:

  • Pica una cebolla por la mitad.
  • Esparce un poco de azúcar en la parte superior (centro) de la cebolla.
  • Añade también algunas gotas de agua.
  • Colócala en la cabecera de tu cama.

Verás cómo en pocos minutos el intenso olor de la cebolla actuará para ayudarte a controlar el escozor de la garganta que puede ser un productor de  la tos. También evitará que te sientas ahogado por la congestión nasal.

Jugos naturales para la gripe

Los jugos, en dependencia a sus ingredientes, son ricos en nutrientes, vitaminas y minerales. Lo que los convierte jugos en una buena opción usados como remedios caseros para la gripe.

Los jugos pueden ser un buen aliado para combatir los síntomas y para mantenerse hidratado ya que es muy común que durante estos episodios se pierda el apetito.

1. Jugo de frutas cítricas

jugo-de-guayaba-y-fresa-para-la-gripe

Esta es una versión deliciosa para todos, pero que puede ser muy útil para los niños por su rico sabor.

Lo prepararás así:

Ingredientes:

  • 2 fresas.
  • 3 naranjas.
  • 1 guayaba.
  • 2 limones.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Extrae en un recipiente los jugos de limón y naranja.
  • Lava, pela y pica las guayabas.
  • Realiza un jugo solo con estas últimas, cuélalo y reserva.
  • Lava las fresas y córtalas en mitades.
  • Coloca todos los ingredientes en la licuadora y procesa.
  • Consume inmediatamente.

2. Jugo de remolacha, zanahoria y naranja

jugo-remolacha-zanahoria-naranja.

Este jugo contiene una gran cantidad de nutrientes que se hacen indispensables cuando se está afectado de gripe. Gracias a que también tienen un buen contenido energético, verás cambios importantes en el desarrollo de tu enfermedad en poco tiempo.

Ingredientes:

  • 1 remolacha.
  • Una zanahoria.
  • 3 naranjas.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Lava, pela y corta en trozos más pequeños la remolacha.
  • Repite el mismo procedimiento con la zanahoria.
  • Extrae el jugo de las naranjas.
  • Coloca todos los ingredientes en la licuadora y procesa.

Este jugo se puede colar pero resultará más efectivo si se consume todo el contenido. A su vez, puede prepararse con la remolacha cocida si así te resulta más agradable al paladar.

Alimentos que te ayudan a combatir la gripe

sopa de pollo

Aunque no representa un alimento, sino más bien una combinación de ellos, uno de los remedios caseros para la gripe más conocidos es la sopa de pollo. Esta tiene propiedades muy especiales que actúan directamente en la producción de anticuerpos, alivia el dolor de garganta y trabaja en la remoción del moco que produce la congestión nasal.

Por esta razón, consumir aunque sea un plato de sopa de pollo mientras se tenga el malestar gripal puede ser muy beneficioso, aportando energía para estar más tranquilo en estos días. Todavía resultará mejor si se le añade mucha cebolla y ajo.

Otros alimentos que también resultan útiles en estos casos son los que contienen altos niveles de vitamina C. Tal es el caso de la naranja, el limón, arándanos, batatas, espinacas, entre otros.

También hace falta aumentar el consumo del ajo y la cebolla en las comidas de consumo normal. Ya vimos más arriba cómo actúan positivamente estos alimentos en el control de los síntomas gripales.

Alimentos que debes evitar consumir

No es que sean dañinos para la salud, pero mientras tengas gripe lo mejor será hacer a un lado aquellos que contienen altos niveles alergénicos como los mariscos, los frutos secos, los hongos, entre otros.

También es conveniente dejar a un lado aquellos que son estimulantes del sistema nervioso y que pueden contener altos niveles de azúcar, como el café y las bebidas gaseosas.

Conclusión

Todos hemos pasado por un período gripal a lo largo de nuestra vida, sobre todo es común en niños pequeños cuyas defensas no están lo suficientemente desarrolladas para atacar todos los virus presentes en el ambiente.

Por ello, resulta siempre acertado contar con la medicina natural para asegurar que el avance en los síntomas sea adecuado y se pueda lograr una salida rápida al malestar.