Remedios

Remedios caseros para el colesterol


El colesterol se divide en dos grupos: el colesterol bueno (HDL) y el colesterol malo (LDL). Cuando los niveles de colesterol malo son excesivamente altos pueden ser perjudiciales para la salud.

En líneas generales, tener elevados los niveles no genera ningún síntoma. Pero, sus efectos a largo plazo pueden ser devastadores al ser capaz de inducir infartos o embolias u otro tipo de enfermedades asociadas al sistema cardiovascular.

Sin embargo, tratarlo no es un asunto muy complejo, aunque sí de cuidado, ya que una buena parte de su origen se basa en la alimentación que llevamos, aunque existen casos cuyos orígenes son hereditarios.

Por eso, hemos preparado una selección bastante provechosa de los remedios caseros y jugos naturales que pueden brindar mayores beneficios en atención a este problema.

Articulo relacionado: Colesterol: Síntomas, Causas y Factores de Riesgo

Los 7 remedios caseros para el colesterol más efectivos

La salud cardiovascular es de las más importantes en todo el cuerpo. Esto se debe a que es ella quien controla el flujo de sangre que se administra a los demás sistemas y, si algo falla, el resto del organismo también lo hará.

Por esta razón, las propiedades medicinales de muchos elementos que nos ofrece la naturaleza han sido tratados durante bastante tiempo con la finalidad de resolver las afecciones y malestares de los miembros de comunidades antiguas en la que la medicina tradicional estaba poco desarrollada.

Más aún, esto ha dado pie a verdaderas combinaciones que logran resolver cualquier malestar en un período de tiempo bastante provechoso.

1. Té verde

te-verde-para-el-colesterol

Ciertas plantas resultan muy versátiles en el tratamiento de enfermedades, sobre todo las que tienen que ver con el sistema cardiovascular.

Tal es el caso del té verde, el cual es un compuesto rico en antioxidantes que evita que el colesterol se oxide y afecte de forma negativa a las arterias.

Además, su preparación es bastante rápida y sencilla por lo que no influirá mucho en tus actividades diarias.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharada de hojas de té verde.

Preparación:

  • Coloca a hervir ambos ingredientes.
  • Retira del fuego y deja reposar por 5 minutos.
  • Por último, cuela y consume.

La fórmula que otorga mejores resultados es la de consumir unas tres infusiones de este té a lo largo del día.

2. Té de diente de león

te-de-diente-de-leon

Una de las propiedades más reconocidas del diente de león es el aumento de la producción de orina (diurético), esto facilita que se eliminen mayor cantidad de toxinas.

Pero, por otro lado, esta planta también es beneficiosa en el arte de expulsar el colesterol a través de la bilis, lo que da resultados bien positivos en el tratamiento contra el colesterol alto.

Su preparación es similar a cualquier otra infusión:

Ingredientes:

  • 1 cucharada sopera de diente de león.
  • 1 taza de agua.
  • Una cucharada de miel.

Preparación:

  • Lleva al fuego el agua con la planta.
  • Permite que hiervan juntos 5 minutos y apaga.
  • Deja reposar y después cuela.
  • Agrega la cucharada de miel para mejorar el sabor.

Consume una taza en ayunas y dos más en el resto del día.

3. Té de cola de caballo

Esta es una planta que contiene agentes muy valiosos que son capaces de regenerar los tejidos presentes en los vasos sanguíneos, de esta forma se aumenta su flexibilidad evitando ser obstruidos por los altos niveles de colesterol malo.

Lo puedes preparar siguiendo esta receta:

Ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharada de cola de caballo.
  • Una cucharadita de miel.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua y retira en lo que empiece a generar burbujas.
  • Añade la cola de caballo y deja reposar por 5 minutos bien tapado.
  • Después, cuela la infusión y añade la miel.

Para lograr mejores efectos es recomendable consumir una taza un par de veces al día.

4. Té mate

Otra buena forma de combatir al colesterol malo en el cuerpo es trabajar en una estrategia para que el organismo deje de absorberlo. Esto es posible de lograr gracias al té mate.

Para consumirlo, asegúrate de seguir la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua.
  • 3 cucharadas de té mate.

Preparación:

  • Deja hervir ambos ingredientes durante 10 minutos.
  • Después de transcurrido este tiempo, apaga y deja reposar.
  • Cuela y mantenlo en una botella con tapa.

5. Agua de alcachofa

La alcachofa es un excelente aliado para tratar con problemas de distinta índole. Su acción localizada hacia el hígado la hace una referencia obligatoria al hablar de colesterol, ya que es capaz de frenar su presencia en este órgano e inducir a las formaciones existentes a que sean desechadas a través de la bilis.

Puedes preparar el agua siguiendo esta receta:

Ingredientes:

  • Hojas de alcachofa.
  • 1/2 taza de agua.
  • 1 limón.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Agrega las hojas de alcachofa al agua y ponla a hervir a fuego lento.
  • Deja que pasen unos 10 o 15 minutos y apaga.
  • Extrae las hojas del líquido y deja reposar.
  • Exprime el jugo del limón y añádelo al agua.
  • Para finalizar, endulza con un poco de miel.

Esta agua podrás tomarla entre 1 y 3 veces al día, según tu disponibilidad horaria y de ingredientes.

6. Agua de semillas de linaza

linaza

El omega 3 y 6 son dos armas muy poderosas para lograr contrarrestar los efectos negativos del colesterol malo. Y las semillas de linaza son muy ricas en ambos compuestos.

Esta agua la prepararás siguiendo estos pasos:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua.
  • 3 cucharadas de semillas de linaza.

Preparación:

  • Hierve el agua junto con las semillas por unos 10 minutos.
  • Al terminar ese tiempo, retira del fuego y deja reposar.
  • Cuando alcance la temperatura ambiente cambia la mezcla a un recipiente con tapa y deja en reposo por 12 horas.

Puedes consumir esta agua en pequeñas porciones, varias veces al día.

7. Agua de avena

avena

Aunque esta bebida se ha vuelto muy famosa por su evidente contribución a la pérdida de peso, no deja de ser menos conocida la capacidad que tiene para disminuir los niveles de colesterol malo siendo de mucha ayuda para el hígado.

También es un remedio bastante económico ya que muchas familias disponen de avena para consumo regular en desayunos o meriendas.

El agua la prepararás de la siguiente forma:

Ingredientes:

  • 1/2 taza de avena.
  • 1 litro de agua.

Preparación:

  • Licúa la avena con la mitad del agua en la velocidad más alta que permita tu electrodoméstico.
  • Cuando notes que se formó una mezcla homogénea, añade el agua restante y continúa licuando.
  • Lleva la mezcla completa al refrigerador sin colar.

Puedes consumirla, preferiblemente, en ayunas. Además, será muy útil para evitar el consumo de grandes cantidades de alimentos si se toma media hora antes de cada comida.

Jugos naturales para el colesterol

Otra forma de aprovechar los beneficios de los productos naturales es a través de los jugos. Estos también tienen la particularidad de ser muy fáciles de hacer y, además, recogen todas las propiedades beneficiosas necesarias.

Sin embargo, en ocasiones pueden no ser muy llamativos debido a su sabor y olor, aún así se recomienda su uso en confianza de que sus efectos positivos serán reales, visibles y comprobables.

1. Jugo de ajo y repollo

Las propiedades medicinales del ajo son tan numerosas como sus posibilidades para utilizar como condimento en comidas. Por ello, es prácticamente infaltable en cualquier tipo de estudio de este orden.

Además, su uso en conjunto al repollo suponen una mezcla de alto valor para eliminar los excesos de grasa que estén alojados en el organismo.

Para prepararlo sigue esta receta:

Ingredientes:

  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 repollo.
  • 1/2 taza de agua.

Preparación:

  • Pela y tritura los dientes de ajo.
  • Después, lava el repollo y procede a picarlo en trozos más pequeños.
  • Coloca todos los ingredientes en la licuadora y procesa por unos cuantos minutos.

Lo ideal es consumirlo apenas se culmine de preparar, de forma diaria, valorando constantemente su impacto en los niveles de colesterol.

2. Jugo verde

Siempre los jugos hechos a bases de plantas y hierbas resultan beneficiosos y saludables. El hecho está en saber definir qué tipo de planta es la más eficaz en cada caso y, en base a esto, aprovecharse de esos elementos.

Este potencial jugo está basado en zanahorias, perejil y espinacas que son alimentos frescos con buenos componentes internos que permiten controlar los niveles de grasas y colesterol en el cuerpo.

Lo prepararás así:

Ingredientes:

  • 3 ramitos de perejil.
  • 4 zanahorias pequeñas.
  • 2 hojas de espinacas.

Preparación:

  • Lava y pela las zanahorias.
  • Desinfecta el perejil y las espinacas.
  • Coloca todos los ingredientes en un extractor de jugos y recoge el zumo.

Esta mezcla deberás consumirla cada día en ayunas y, posteriormente, después de cada comida principal durante un período de 15 días.

Alimentos que te ayudan a combatir el colesterol

Existen aspectos muy determinantes que se deben considerar para armar la dieta de una persona con colesterol alto.

En primer lugar, debe ser rica en fibra soluble. Este compuesto permite disminuir el colesterol, además de bloquear su camino hacia el flujo sanguíneo. Se encuentra en plátanos, avena, cebada.

Asimismo hará falta aumentar el consumo de omega 3 que es una grasa buena capaz de aligerar la carga lípida de la sangre. Para obtenerlo de fuentes primarias hay que consumir pescados como el arenque, el salmón y la trucha.

Los frutos secos también son fuente rica de grasas buenas que ayudan a equilibrar las grasas malas. Puedes consumir, en estado natural, nueces, piñones, avellanas.

En el caso de las grasas comunes, lo más recomendable será sustituir cualquier tipo de aceite comestible (maíz, soya, girasol) por el de oliva. Con él disfrutarás de comidas deliciosas y mucho más amables con el organismo.

Alimentos que debes evitar consumir

comida-rapida

No es posible mantener, bajo ningún concepto, el consumo de grasas trans. Cuando se diagnostica un colesterol alto, los alimentos que las contienen son los primeros que deben salir de la dieta sin posibilidades de negociar.

Algunos alimentos que son ricos en grasas trans son la comida rápida, galletas, el pan salado, los pasteles y demás postres de pastelerías, las margarinas, entre otros.

Asimismo se deben evitar los vicios que se orientan al consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco, pues estos también afectan negativamente el sistema cardiovascular aumentando el riesgo de padecer algún evento de salud que puede llegar a ser lamentable.

Conclusión

Llevar un estilo de vida con poco movimiento, sin ejercitación, también puede ser un factor detonante en la subida de los niveles de colesterol. Sobre todo si se sufre de obesidad.

Además, es conveniente saber que el colesterol está presente en muchas partes del cuerpo como los músculos, la piel o los intestinos.

Este es uno de los problemas de mayor frecuencia en la población y cuyo diagnóstico parte del propio interés del paciente. Por ende, nunca estará de más que te realices una revisión médica periódica, más aún si eres mayor de 30 años.

Del resto es mejor no preocuparse sino ocuparse y con la medicina natural conseguirás esa ventana que hace siempre falta para dejar de atacar tanto el cuerpo con fármacos y demás productos altamente procesados.