Descargar en PDF

Derrame Cerebral: Síntomas, Causas y Consecuencias

Se ha establecido que el derrame cerebral es la tercera causa de muerte en el mundo occidental.

Además, también se le considera la primera causa de invalidez severa en las personas adultas.

Cuando ocurre un derrame cerebral se dan consecuencias que pueden ser nefastas en el individuo.

Para minimizar tales consecuencias debe detectarse a tiempo. Para muchas personas un derrame cerebral puede ser mortal.

Es por ello que se necesita conocer en qué consiste, qué lo causa, cómo se pueden disminuir los factores de riesgo.

De igual forma es trascendental que se conozcan los tratamientos que pueden aplicarse, entre otra información.

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber del derrame cerebral.

¿Qué es un derrame cerebral?

Un  derrame cerebral puede resumirse como un bloqueo del flujo de sangre en el cerebro.

Cuando ocurre este bloqueo la sangre no puede irrigar el cerebro y sucede que las neuronas comienzan a morirse.

Las neuronas van muriendo pues no reciben el oxígeno que les llegaría a través de la sangre.

Consecuencias de un derrame cerebral

Una de las consecuencias de un derrame cerebral, es que la persona que lo padece puede quedar inválida de alguna manera.

Esa invalidez puede darse de cualquier tipo, ya que el cerebro, que es el encargado de ejecutar nuestras acciones, sufre una lesión.

El derrame cerebral puede afectar nuestros movimientos, nuestro proceso cognitivo, la respiración y otros aspectos más de nuestra salud.

Puede suceder también que si no se detecta el derrame cerebral a tiempo, las consecuencias sean letales.

¿Cuáles son los síntomas de un derrame cerebral?

Para identificar si se padece o se está por padecer un derrame cerebral y tomar acción a tiempo, se deben conocer los síntomas.

A continuación presentamos los síntomas más comunes:

1. Problemas repentinos en la vista

Si se da una pérdida repentina de la vista, es probable que ocurra un derrame  cerebral.

Esta pérdida de vista puede afectar uno o ambos ojos, también pueden aparecer manchas ciegas.

Las manchas ciegas se producen porque el derrame afecta el lóbulo occipital del cerebro.

2. Repentino dolor de cabeza

Los dolores de cabeza a veces no son tomados en cuenta y no se les da la importancia que se debe.

Cuando llega de repente, acompañado con náuseas y vómitos, se puede estar frente a un derrame cerebral.

3. Repentino y fuerte dolor en el pecho

Cuando este síntoma se manifiesta también puede darse un paro cardíaco.

Si el dolor de pecho es acompañado con hipo, puede tratarse claramente de un derrame cerebral.

4. Interrupción en la coordinación de los movimientos

Si se pierde la coordinación y la orientación de los movimientos, es probable que un derrame esté dañando las áreas del cerebro responsable de ellos.

5. Un repentino cansancio

Esto sobretodo se nota cuando una persona activa se siente somnolienta y no quiere hacer nada.

En el caso de las mujeres, con el cansancio se pueden presentar señales de depresión.

6. Pérdida de conocimiento

Este es otro síntoma, con la pérdida del conocimiento puede darse acompañado de un enrojecimiento repentino del rostro.

También se presenta la falta de aliento y un aceleramiento del ritmo cardíaco.

7. Dolor en la mitad del rostro

Este es otro síntoma, el dolor puede presentarse en un solo lado de la cara.

Pero también puede ocurrir en una sola de las extremidades del cuerpo, o en una mitad del cuerpo.

¿Cómo evoluciona un derrame cerebral?

En el caso de un derrame cerebral, su evolución se da en los daños que produce en algún área del cerebro.

Por lo que puede decir que trastorna uno o más de sus funciones, desmejorando notablemente la calidad de vida de la persona.

A continuación una lista de efectos que puede causar el derrame cerebral si evoluciona a través de sus daños:

  • Problemas de movimiento y sensación
  • Efectos negativos en el habla y lenguaje
  • Dificultad para comer y tragar
  • Pérdida parcial o absoluta de la visión
  • Problemas en la capacidad cognitiva (pensamiento, razonamiento, juicio y memoria)
  • Dificultad para la rercepción y orientación a los alrededores
  • Incapacidad de auto cuidado
  • Pérdida de control del intestino y la vejiga
  • Problemas para el control emocional
  • Incapacidad sexual

Diagnóstico

Para la evaluación que permite determinar si la persona está sufriendo un derrame cerebral, se necesitará implementar uno de estos exámenes:

Imágenes por TAC de la cabeza

Este tipo de examen combina un equipo especial de rayos X con computadoras que permiten producir múltiples imágenes o fotografías.

Así se observa el interior del cuerpo. Se utiliza la TAC de la cabeza para determinar un derrame cerebral de un coágulo de sangre o sangrado.

RMN de la cabeza

Para esto se utiliza un potente campo magnético, junto a pulsos de radiofrecuencia y una computadora.

Es así como se producen imágenes detalladas de las estructuras del cuerpo.

Por medio de una Angiografía de resonancia magnética también se puede producir imágenes de los vasos cerebrales.

El flujo sanguíneo se puede reproducir a partir de

¿Cómo se trata un derrame cerebral?

El tratamiento de un derrame cerebral dependerá de la gravedad y del tipo de derrame cerebral.

El objetivo del tratamiento será el de restaurar el flujo sanguíneo si se trata de un derrame cerebral isquémico.

En el caso de un derrame cerebral hemorrágico, el tratamiento se focaliza en reducir la presión en el cerebro.

Si el derrame cerebral es ocasionado por un coágulo de sangre, el tratamiento puede basarse en un fármaco destructor de coágulo.

Esto permitirá disolver el coágulo y restablecer el flujo sanguíneo en el área dañada.

También pueden suministrarse, como tratamiento, fármacos anticoagulantes.

Existen otros tipos de tratamientos que se describirán brevemente a continuación:

Cirugía

Este tratamiento se utiliza para remover la sangre alrededor del cerebro.

También se reparan, por medio de la cirugía, los vasos sanguíneos que han sido dañados.

Tratamientos vasculares intracraneales

Esta es una terapia endovascular, es uno de los tratamientos menos invasivos para el mejoramiento del flujo sanguíneo en las arterias.

Este tipo de tratamiento puede usarse para desplazar a través de un catéter y entregar a los vasos sanguíneos algunas de estas sustancias:

  • Medicamentos que permitan disolver los coágulos de sangre
  • Removedores mecánicos y sistemas de aspiración para la eliminación de sangre o residuos de las arterias cerebrales
  • Dispositivos para abrir los vasos sanguíneos estrechos
  • Bobinas metálicas para reparar un aneurisma roto en una arteria cerebra

¿Por qué se produce el derrame cerebral?

La razón por la que se produce el derrame cerebral se debe a que el flujo sanguíneo hacia una parte del cerebro es interrumpido.

Esa interrupción puede deberse a la rotura de un vaso sanguíneo o a un bloqueo del mismo.

ES así como el derrame cerebral se puede dar hemorrágico o isquémico.

El derrame cerebral hemorrágico se produce porque un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe.

Es así como la sangre se dispersa por el cerebro.

En cuanto al derrame isquémico, se produce porque un vaso sanguíneo que lleva la sangre hacia el cerebro es bloqueado a restringido.

Tal bloqueo o restricción ocurre porque hay arterias que están angostadas severamente, o porque hay un coágulo sanguíneo.

Causas y factores de riesgo

Ahora abordaremos las causas y los factores de riesgo que pueden ocasionar un derrame cerebral.

Esto permitirá tomar medidas que puedan disminuir el riesgo a padecerlo, y evitar así sus nefastas consecuencias.

Causas principales de un derrame cerebral

Existen tres causas principales de un derrame cerebral. Estas son causas que pueden darse repentinamente, sin embargo se pueden tomar medidas.

A continuación describiremos cada una:

1. Bloqueo de arterias por endurecimiento

A esta eventualidad se le conoce como bloqueo por endurecimiento o por trombo.

Se puede dar debido a la arterioesclerosis, las personas que sufren de hipertensión deben estar más atentas, pues son propensas a ellos.

También las personas con altos niveles de colesterol en la sangre.

2. Bloqueo de las arterias por embolia cerebral

Un émbolo es un coágulo de sangre, se le conoce como bloqueo por embolia debido a un coágulo sanguíneo que se ubica en otras partes del cuerpo.

Este coágulo que se forma en otras partes del cuerpo se desprende, y circula libremente, pero al encontrarse con una arteria estrecha no puede pasar.

Esto produce un derrame cerebral.

3. Hemorragia intracraneal

Esta es la causa del 20% de los casos de personas que padecen derrame cerebral.

Lo que sucede es que los vasos sanguíneos se rompen. Puede darse por rotura o endurecimiento.

También se da debido a la inflamación de los vasos, lo que se conoce como aneurisma cerebral, o debido a la hipertensión.

Factores de riesgo no modificables

Hay una serie de factores de riesgo que no se pueden modificar, que hacen más propensas a las personas a padecer de un derrame cerebral.

A continuación presentamos esos factores de riesgo:

1. edad

Mientras más mayor sea una persona, más probabilidades tiene de padecer un derrame cerebral.

2. sexo

Se ha establecido que los hombres son más propensos a sufrir un derrame cerebral.

3. la genética

Esto es también determinante, si se tienen antecedentes, como padres que hayan sufrido un derrame cerebral, más propenso se está.

En este sentido, también hay algunas razas que son más propensas a sufrir un derrame cerebral.

Entre las razas con genética más predispuesta están los mexicanos, estadounidenses, asiáticos, hawaianos y los afroamericanos.

Esto puede responder a la dieta y estilo de vida en esas regiones.

4. el embarazo

Durante el período de gestación, así como los primeros meses después del parto, una mujer está más propensa a sufrir un derrame cerebral.

5. ciertas enfermedades

Enfermedades como artritis, relacionadas con el riñón y cáncer pueden predisponer a un derrame cerebral.

De igual forma sufrir de fibrilación auricular o cualquier tipo de alteración que lleve al corazón a tener laditos irregulares.

Factores de riesgo modificables

Por otra parte hay otros tipos de factores de riesgo, esto sí se pueden modificar.

Por lo tanto, lo mejor es estar alerta y corregir estas condiciones para minimizar las probabilidades de padecer de un derrame cerebral.

A continuación los factores de riesgo modificables:

1. altos niveles de colesterol

El consumo excesivo de grasa podría elevar los niveles de colesterol, esto incrementa las posibilidades de sufrir ataques cardíacos.

Evitar el consumo alto de grasa, podría disminuir los riesgos. Sin embargo, existen condiciones que elevan naturalmente los niveles de colesterol

Entre esas condiciones está la menopausia.

2. obesidad

Esta es una enfermedad que además se considera la segunda causa de muerte que puede prevenirse.

Si se tiene predisposición hacia la obesidad, lo mejor es estar a control y así disminuir los riesgos ante un derrame cerebral.

3. sedentarismo

Lo mejor es practicar algún deporte, una caminata diaria, estar activo físicamente durante gran porcentaje del día.

El sedentarismo incrementa las condiciones para que se produzca un derrame cerebral, así que lo mejor es tener una rutina de actividades físicas.

4. estrés y ansiedad

Las personas que se mantienen en angustia o con tensión, son más propensas a un derrame cerebral.

Lo mejor es mantener una buena dieta, actividad diaria y dedicar tiempo para relajarse.

5. tabaquismo

Este es otro factor de riesgo que puede modificarse. El tabaquismo tiene graves consecuencias en la salud.

En el caso del derrame cerebral, las persona que consumen tabaco suelen estar más propensas a sufrirlo.

Conclusión

Como puede verse, un derrame  cerebral podría ocasionar severos daños en las capacidades de la persona.

También podría resultar letal. De allí la importancia de estar atentos ante uno de los síntomas y acudir al médico de inmediato.

Aunque un derrame cerebral no es predecible, sí se pueden disminuir los riesgos con un control de los factores de riesgo que son controlables.