Candidiasis: Síntomas, Evolución y Diagnóstico

La candidiasis es un tipo de infección. Esta puede ocurrirle tanto a hombres como mujeres.

Existen pomadas y remedios que logran eliminar los hongos que provocan esta infección, y alivian los síntomas.

Hoy te vamos a contar todo sobre la candidiasis, para que puedas tratarla a tiempo, reconociendo sus síntomas.

¿Qué es?

Como se ha dicho al inicio, la candidiasis es una infección producida por un hongo.

Esta enfermedad ocurre cuando el sistema inmunitario del individuo se encuentra deprimido, permitiendo que actúe el hongo.

El hongo tiene por nombre cándida albicans.

Si el sistema inmunitario se deprime, se pierda la inmunidad del organismo.

Se entiende por inmunidad la capacidad que tiene el organismo para poder contrarrestar los efectos de agentes invasores.

Es así como el organismo mantiene a raya los virus, bacterias, toxinas y tejidos extraños.

Esta función defensiva del sistema inmunitario incluye la defensa ante los elementos dispersos por el organismo.

La respuesta mediante la que actúa el sistema inmunitario puede ser natural o adquirida.

En todo caso su objetivo es el de permitirnos convivir armónicamente con agentes biológicos como cándida albicans.

Habitualmente el hongo está en la mucosa bucal, urogenital y en la intestinal.

Se le conoce como agente micótico y su efecto es el de producir candidiasis, bien sea superficial o localizada.

Pero también puede producir a candidemia, que puede llegar a ser grave y generalizarse por todo el organismo.

Sin embargo, la candidemia se produce en pacientes que padecen sida, o trasplante de órganos, cáncer, entre otras condiciones.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis?

La candidiasis puede producir en distintos lugares del organismo, y sus síntomas varían de acuerdo a la ubicación.

A nivel dermatológico la candidiasis produce síntomas que afectan la mucosa, generando así el muguet.

Este síntoma se manifiesta como placas cremosas y blanquecinas, las cuales pueden aparecer en el velo del paladar.

También se manifiesta este síntoma en otros lugares como en el dorso de la lengua, la mucosa genital y la gingival.

Cuando se desprende el muguet deja al descubierto una mucosa congestiva y roja.

La infección también puede manifestar un efecto como de lengua roja, dolorosa, brillante y lisa.

Se pueden presentar afectación de las comisuras bucales, estas son en forma de placas triangulares, con escama y fisuras en el centro.

Generalmente afecta los labios, principalmente el inferior, produciendo escamas adherentes y erosiones.

Otra de las localizaciones comunes de la candidiasis es la mucosa genito-perianal.

Esta representa entre el 20 y 30 por ciento de las infecciones vaginales.

Los síntomas que se presentan son enrojecimiento y edema de los labios menores, y puede extenderse hacia los mayores, periné, pliegues inguinales y hasta el interglúteo.

Por otra parte, estos síntomas son acompañados de prurito y quemazón.

Esta misma afectación ocurre en los genitales externos masculinos.

¿Cómo evoluciona la candidiasis?

Generalmente las infecciones del tipo micóticas aparecen de forma recurrente, se les considera recidivas.

Existen tratamientos satisfactorios, sin embargo, es necesario prestarle atención a tiempo para evitar su evolución.

Se debe tomar en cuenta que una enfermedad como diabetes mellitus favorece la candidiasis mucocutánea.

Por lo tanto en caso de presentar tal tipo de diabetes, lo mejor es cuidarse, prevenir, o tratar a tiempo una candidiasis.

Entre las formas más peligrosas de la candidiasis está la sistémica.

Esta es peligrosa debido a la evolución que presenta. La afta está localizada, la sistémica no.

La candidiasis sistémica se va extendiendo por todo el cuerpo y mientras avanza la infección afecta otros órganos.

A su paso va dañando tejidos, órganos y como consecuencia origina graves complicaciones.

Ahora bien, la candidiasis sistémica no es muy común. Generalmente aparece en personas que tienen el sistema inmunitario debilitado.

Es por ello que para evitar su evolución se debe tener especial cuidado cuando se presenta una enfermedad como el SIDA.

También puede afectar notablemente a pacientes en los que se realizan tratamientos como quimioterapias.

La evolución de la candidiasis puede dar lugar a una endocarditis candidiásica, que es la infección de la membrana interna del corazón.

También puede producir una sepsis por cándidas y esta evolución puede provocar la muerte.

Diagnóstico

Existen varios métodos para diagnosticar la candidiasis, sin embargo, hay que puntualizar que muchas personas la padecen sin saberlo.

Por lo tanto sufren de debilidad, pero se les tacha de hipocondríacos que se quejan sin tener motivos.

Pueden tener la sensación de que algo no está bien en el organismo, debido a que no sienten la misma energía que normalmente suelen sentir.

A pesar de presentar síntomas, no se les diagnostica correctamente porque no se aplican los métodos, o van al especialista no adecuado.

El desconocimiento de esta enfermedad puede hacer que evoluciones por no tratarse a tiempo.

De allí la importancia de conocer los métodos de diagnóstico.

A continuación te explicaremos cuáles son los métodos de diagnóstico para la candidiasis:

Análisis de sangre

Este método permite conocer si los niveles de eosinófilos están en el extremo máximo al mismo tiempo que los niveles basófilos están bajos.

Si esto está ocurriendo y se detecta mediante el análisis de sangre, entonces hay una señal de alteración bacteriana.

En este caso es importante que se siga con un tratamiento.

Test de la arabinosa en orina

Es otra de las formas de diagnóstico. La arabinosa es un tipo de azúcar.

Cuando el individuo sufre de candidiasis este tipo de azúcar no es metabolizado de forma adecuada por la orina.

Como resultado de tal alteración los resultados de test son elevados.  En este caso el médico dará su diagnóstico y recomendará tratamiento adecuado.

Cultivos microbiológicos

Este tipo de examen para el diagnóstico de la candidiasis permite analizar la presencia de levaduras.

Se puede aplicar este método tanto para diagnosticar la candidiasis vaginal, o su afectación en la mucosa bucal.

Los cultivos microbiológicos también permiten identificar presencia de levaduras en la mucosa nasal, oftalmológica o en las heces.

Sintomatología y Kinesiología

Por medio de este examen el médico puede leer la sintomatología.

El objetivo es detectar si se está padeciendo de varios síntomas que apunten a la candidiasis.

Por otra parte, la kinesiología permite precisar los detalles que deben excluirse de la dieta a causa de la candidiasis.

Test del vaso y la saliva

Este test podría ayudar a diagnosticar la candidiasis, puede decirse que es un test casero y de muy fácil aplicación.

Consiste en enjuagarse la boca por la mañana, luego llenar un vaso de agua fresca, juntar saliva y escupir el vaso.

Lo que se debe hacer a continuación es observar lo que sucede con la saliva en los próximos treinta o cuarenta minutos.

Se determina la infección por cándida si:

  • Se forman hebras a partir de la saliva, que descienden hacia el fondo del vaso.
  • Si hay presencia de saliva con extraño aspecto en el fondo del vaso
  • O si se observan pequeñas motas turbias suspendidas en el agua.

Existen otros métodos que se deben mencionar que es por aparatos de Biorresonancia o las pruebas de resistencias a los anti-fúngicos.

Respecto a este test hay que tomar en cuenta que mientras más rápido se formen las hebras y las pequeñas motas, más grave es la infección.

Al hacer el test y notar que se presentan los indicios que se han mencionado, quiere decir que la candidiasis se ha extendido a otros órganos.

Lo mejor es que en caso de sospecharse de candidiasis después del test, se acuda al médico para que compruebe mediante otro método de diagnóstico.

¿Cómo se trata la candidiasis?

El tratamiento de la candidiasis depende de la extensión que ha alcanzado la infección y el estado del paciente.

Es así como se decide si se aplica un tratamiento tópico o sistémico.

Tratamientos tópicos

En cuanto a los tratamientos tópicos se puede aplicar cotrimazol al uno por ciento, ketaconazol, miconazol, naftilina, sertoconazol o terbinafina.

Tratamientos sistémicos

Estos pueden ser itraconazol o fluconazol.

Ahora bien, hay un buen pronóstico para ambos tipos de tratamientos, siempre y cuando se corrijan los factores predisponentes a tiempo.

De lo contrario se estará corriendo el riesgo de que se genere otra infección.

Existen ciertas consideraciones que deben tomarse en cuenta al momento de implantar el tratamiento, como distinguir el tipo de infección.

Distinguirla correctamente repercutirá en la efectividad del tratamiento.

Si se trata de infecciones cutáneas o ungueales, los preparados tópicos como pomadas, geles de azotes y cremas funcionarán muy bien.

Pero si en cambio son infecciones orofaríngeas, como el muguet, lo mejor es aplicar enjuagues con nistanina líquida.

Cuando el caso es de infecciones más profundas, como la esofágica, hay que aplicar un tratamiento con comprimidos o pastillas durante siete a diez días.

El tratamiento con pastillas o comprimidos suele ser útil también cuando se trata de las infecciones genitales que se vuelven frecuentes.

Cuando la candidiasis es profunda, lo mejor es el ingresos hospitalario para la administración intravenosa.

Para esto se realizan pruebas diagnósticas que permiten identificar mejor la candidiasis, es decir, qué especia de Candida la ha causado.

Existen fármacos mas efectivos para tratar las infecciones graves, como las equinocandinas.

¿Por qué se produce la candidiasis?

En primer lugar hay que destacar que la levadura Candida está en el organismo siempre en pequeñas cantidades.

Esas pequeñas cantidades se distribuyen en la oca, tracto digestivo y zona genital.

Por lo general no causan complicaciones ni enfermedades, ya que se mantienen a raya por el sistema inmunitario fuerte.

Pero cuando hay un desequilibrio en la acidez habitual de la vagina se crea la candidiasis vaginal.

De manera que la candidiasis se produce en todas sus manifestaciones como infección debido a depresiones del sistema inmunitario.

Causas y factores de riesgo

Entre las principales causas y factores de riesgo para la candidiasis están:

Alteraciones en la piel

No nos referimos a estas alteraciones como síntomas sino como factores de riesgo.

Esto se debe a que cuando hay flexuras de algunas articulaciones como la ingle se producen roces o fricciones constantes.

Tales roces o fricciones alteran las características del epitelio cutáneo y originan la maceración que favorece la infección.

Si además hay obesidad, excesiva sudoración o la persona es muy sedentaria, los riesgos se incrementan.

Alteraciones por malnutrición o alteriaciones hormonales

Este es otro factor de riesgo ya que puede originar debilidad en las barreras naturales de la piel y las mucosas.

Esta debilidad aumenta la acción de la Candida y se genera la infección.

Enfermedades metabólicas

Entre estas enfermedades está la diabetes, que puede producir las condiciones para que la Candida actúe y cause infecciones.

También están en alto riesgo las personas que sufren de insuficiencia renal y los pacientes a los que se les aplica diálisis.

Fármacos

Hay una serie de fármacos que pueden pueden poner en riesgo de sufrir candidiasis.

Por ejemplo, cuando hay un uso prolongado de corticoides se favorece la aparición de muguet en la mucosa de la boca o el esófago.

También hay tratamientos inhalados que incrementan la probabilidad de riesgo.

Es muy frecuente que cuando se consume mucho antibiótico a causa de otras infecciones se produzca el sobrecrecimiento de Candida a nivel vaginal.

Se ha comprobado que la esofagitis por Candida puede producirse debido al tratamiento crónico con omeprazol.

Alteraciones de la inmunidad

Estas alteraciones causan la Candidiasis y pueden considerarse como factor de riesgo principal.

En situaciones de SIDA o cuando se aplican tratamientos contra el cáncer, los individuos sufren de inmunosupresión y esto aumenta el riesgo.

Conclusión

En ocasiones es difícil controlar la causa de la candidiasis, sin embargo, existen medidas que pueden tomarse para poder minimizar los riesgos.

Si se presentan algunos de los síntomas que se han descrito, se debe acudir al médico de inmediato.

Si se sufre de alguna de las enfermedades mencionadas como factor de riesgo, es recomendable que se someta a pruebas de diagnóstico con frecuencia.

Durante la gestación también hay riesgos, ya que ocurren alteraciones hormonales y metabólicas y estas son factores de riesgo.

Si se sufre de obesidad también recomendamos que se acuda al médico para pruebas recurrentemente.