Descargar en PDF

10 Consejos para vencer la adicción a la comida

La adicción a la comida es un trastorno que se caracteriza por una necesidad incontrolable de comer ciertos alimentos. A menudo se asocia con la falta de autocontrol y la incapacidad de controlar los propios impulsos.

Se ha descubierto que la adicción puede ser causada por muchos factores, como el estrés, la genética y la química cerebral.

¿Adicción a la comida?

Si bien no existe un consenso en la comunidad científica sobre si algunos alimentos pueden ser adictivos, la definición de adicción a la comida no existe.

Lo cierto es que, aunque la definición no existe, la comida se ha convertido en algo más que energía para nuestro cuerpo: nos levanta cuando estamos deprimidos, la usamos cuando estamos aburridos, comemos cuando estamos tristes o para celebrar algo. contento.

el azúcar se ha incluido en la lista de elementos de dependencia porque el cerebro relaciona su consumo con una “recompensa”. Lo mismo ocurre con las drogas adictivas.

Según la investigación, la comida que sabe bien provoca la liberación de dopamina, la sustancia química que te hace sentir bien.

De esta manera, algunos alimentos te hacen sentir más saludable que otros simplemente porque saben bien.

Por lo tanto, es bastante evidente que buscamos constantemente la experiencia de los alimentos que nos hacen sentir bien.

Entonces, los alimentos probablemente no sean adictivos, pero también es cierto que si ha estado comiendo alimentos durante años para aliviar la tristeza y el estrés, puede ser un hábito difícil de romper.

Comida como recompensa

Un punto esencial para acabar con la dependencia de ciertos alimentos pasa por entender por qué es una recompensa.

Hay tres aspectos diferentes de una recompensa: agrado, experiencia placentera y deseo.

Querer es la motivación para buscar la recompensa para volver a experimentarla. Según la ciencia, la dopamina se libera en este sentido. Además, se libera para experimentar la emoción antes de recibir la recompensa.

Así, por lo general, con estos alimentos sucede que los deseamos, pero una vez que pasa el momento, ya no sentimos la necesidad de consumirlos.

Pero otras cosas pueden activar las vías de recompensas de tu cerebro: la música, ganar, el humor, las caras sonrientes, entre otras.

Cómo vencerlo

No existe una fórmula mágica para dejar de desear los alimentos que se te antojan.

Entonces, la única forma de reducir los antojos es tomar un descanso.

Si siempre tiene algo dulce para comer después de la cena, es probable que lo coma.

Pero no se preocupe porque ayunar ciertos alimentos no aumenta los antojos como lo hace una adicción real a las drogas. De hecho, los reduce.

Cambiar tus hábitos y tu comportamiento es un desafío. Estos son algunos consejos que le ayudarán a controlar lo que come.

1. Decide que quieres cambiar

El cambio real implica abandonar un aspecto de tu comportamiento para lograr algo mejor.

Por lo tanto, sería útil si decidieras que perder peso o cambiar tus hábitos alimenticios es más importante que las comidas que comes como recompensa.

2. Articule con precisión lo que desencadena sus antojos

Saber qué es lo que te hace querer comer ciertos alimentos te ayuda a prepararte para cuando suceda.

Por ejemplo, si comes cuando estás estresado, es mejor caminar que comer chocolate.

Si estás triste, puedes ducharte en lugar de comer.

3. Haz un plan de comidas

Hacer un plan de comidas ayuda mucho a la hora de cambiar tus hábitos alimenticios.

4. Encuentra una táctica de distracción

Se recomienda sustituir un hábito por otro para que sea más fácil.

Por ejemplo, si te gusta comer algo dulce después de la cena, puedes optar por un té de hierbas en lugar de chocolate.

Si te aburres en un momento determinado del día, puedes intentar hacer ejercicio en lugar de comer.

5. Escriba y vuelva a leer regularmente sus metas

Muchas veces, lo importante es recordar lo que queremos.

Entonces, si tu objetivo es perder peso, puedes anotarlo y pegarlo en un lugar visible para que puedas verlo regularmente.

6. No mantenga la comida templada en la casa

Este consejo es sencillo: no puede comerlo si no está disponible.

7. Haz que tu familia y amigos participen

Si le informa a su familia y amigos que está cambiando de hábitos, esto puede ayudarlo a mantener los cambios.

Asegúrate de que estas personas sean positivas y te acompañen cuando dejes la comida chatarra.

8. Mantenga un diario de alimentos

A menudo comemos sin ser conscientes porque estamos estresados ​​o haciendo otras cosas.

Pero esto hace que comamos en exceso o que comamos cuando no tenemos hambre.

Por lo tanto, tener un diario de alimentos lo ayuda a mantener la conciencia sobre lo que come.

9. Explore las recompensas no alimentarias

Encuentra una recompensa que no esté asociada con la comida.

Puedes comprar un libro nuevo, cortarte el pelo, etc.

10. Coma una dieta bien balanceada

Recuerde que saltarse comidas o restringirse severamente hace que coma más en su próxima comida.

Por ello, se recomienda seguir una dieta equilibrada rica en fibras, proteínas, hidratos de carbono, grasas saludables, frutas y verduras.